miércoles, 7 de diciembre de 2016

LAS FLORES



LAS FLORES


¿Cuántos demonios esconde la flor?; ¿cuántos venenos? ¿De qué pozo o abismo proviene su color perturbador? ¿Qué perfume maldito nos sacude al contemplarla?

La flor nos seduce con fascinación de estrella. Somos títeres de su hermosura -aguja magnética que viaja por sus pétalos-. Antes que ángel, el niño sueña con ser flor: ¿qué lecciones paganas pretende que aprendamos?

La jacarandá entre un libro de poemas, la instantánea de una orquídea embalsamada en la carta de amor, el trébol de cuatro filos –amuleto cardinal- que se guarda en la cartera… la rosa náutica en el corazón de una sirena.

Las flores –aunque lo ignoremos- nos definen y nos sentencian.

(Ninfea azul quise decirte aquella noche)

4 comentarios:

  1. Me ha encantado leerte en esta diversa fascinación sobre la flor. Qué lenguaje guarda bajo su color?? Realmente siempre sucumbimos ante su belleza y nos arranca pensamientos de suave condimento.

    Mil besitos, amigo Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigísima!!! Antes que escritor quise ser flor, tal cual!

      (más que lenguaje, los pétalos son las lenguas de flor)

      Pues, mil más!

      Eliminar
  2. Lengua pagana llena de fervores, deseos y alabanzas. Pétalo a pétalo es palabra hecha dulzura... o veneno.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veneno. Veneno.

      Gracias por dejar tus azules por aquí Mag!

      Eliminar