jueves, 10 de noviembre de 2016

LAS 99 MUERTES DEL APUNTADOR



LAS 99 MUERTES DEL APUNTADOR


¿Qué asignaturas pendientes tenía su karma? ¿Por qué volvía una y otra vez a este dichoso plano terrestre? ¿Cuántos errores no forzados cometía en sus vidas pasajeras? ¿No se merecía después de tanto vagar, una existencia celeste más decente?

Cuando fue alacrán cebollero se había dedicado con todo el ímpetu a devorar las plantaciones de los campesinos: ¡era un grillo-topo, no una cooperativa agrícola! O cuando le toco ser azufre y participaba como ingrediente en la pólvora y, en sus ratos libres, se pluriempleaba como fungicida para evitar la propagación de enfermedades: con su naturaleza de elemento químico dio lo mejor de sí mismo. Pero por no hablar de reencarnaciones polémicas, una vez se encarnó en tirita, y le encantaba; se pegaba con tanta delicadeza y firmeza a las heridas, que más que primeros auxilios parecía amor verdadero. Comprendía, eso sí, la manía que podía tenerle el universo cuando fue apuntador en obras de teatro: eso de corregir a la gente levanta suspicacias, no todo el mundo reacciona bien a que le señalen sus errores.

99 muertes o vidas tuvo y no supo ver las deudas que debían ser cobradas. Ahora, en su existencia número cien, espera un cósmico golpe de suerte: para una boñiga, las posibilidades de hacer el bien son infinitas.

4 comentarios:

  1. Un viaje intimista... De cada muerte se resurge con más fuerza.
    Ave fénix... No queda otra y acabar siendo muro aunque sea el de las lamentaciones.

    Mil besitos, amigo Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ti te veo reencarnándote en mariposa monarca jeje (qué zalamero estoy hecho)!

      Hay que levantarse sí, como dices tú, no queda otra.

      Buen karma, amiga!

      Eliminar
  2. Que los auspicios positivos canalice su karma lejos de la vida del apuntador, del alacrán cebollero y de la tirita, y renazca como un hombre que escribe, como morador de las Tierras Puras, en constante mejora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía Txisko, no sé si es un ánimo o un conjuro lo que me has lanzado. En cualquiera de los casos se agradece y a ver qué puedo hacer con su siguiente reencarnación.

      Un abrazo amigo!!!

      Eliminar