miércoles, 9 de noviembre de 2016

LA SIRENA MÍSTICA



LA SIRENA MÍSTICA


…moviendo su cola dorada
con la sensualidad de los enigmas…

De “El atún filosófico”


Escoltada siempre por cien peces azules, a su paso los corales retraían los tentáculos y arrojaban al mar una sustancia luminiscente, como de asombro. Vivía en una gruta con vistas a una placa tectónica; un volcán submarino en ebullición decoraba y acompañaba con polvo de hierro y de magnesio sus paseos espirituales. Desde el otro lado del charco, venían caballitos de mar, tortugas laúd y medusas de cristal a estudiar con ella los misterios del océano.

De sus orígenes poco se sabe, salvo lo que ella misma reconoce: de travesuras anduve servida, me llamaban “La descarada” porque mi apetito era insaciable y fui salvaje y contradictoria como las mareas, nunca tuve miedo salvo al miedo mismo. 

Parece que su iluminación súbita tuvo algo que ver con el naufragio de un navío. Dicen las submarinas lenguas, que un marinero cambió el rumbo de su vida, no porque tuvieran amores contra natura (que también), sino porque la descolocó de sus creencias científicas: ¡bípedos que caminan sobre la tierra, habrase visto de qué imaginación está hecho el mundo!

4 comentarios:

  1. Mismamente se puede trasladar a la vida mundana o terrenal... Quién no recula ante sus propias convicciones y acaba comulgando con el salero de la mesa???

    Geniales tus ideas, amigo Jorge.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lecturas tan entusiastas, yo creo que los principios se construyen no vienen dados desde la cuna.

      Mil peces azules para ti!!!

      Eliminar
  2. Me gustan las metáforas que hallo en tus textos. Visten realidades crudas, luchas diarias, héroes y heroínas...
    Trapecios que no paran y que no tienen red debajo.

    Un peso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísmas gracias Mag, tu lectura enriquece mis textos, le sacas cosas que ni yo mismo veo. Tú y mi inconsciente debéis ser amigos jeje.

      Otro para ti, y a seguir siendo tan funambulista!

      Eliminar