martes, 1 de noviembre de 2016

LA MUJER SUFÍ



LA MUJER SUFI


“Metafísica Islámica”, así se llamaba el curso de aquel congreso. Y bueno, para un picaflor de la filosofía era tan tentador, como si le hubieran invitado a comer al mismísimo jardín de Epicuro.

¡Cómo no caer rendido ante la ponente! De sus labios salían palabras como: desvelamiento, inspiración, experiencia intuitiva, caballería espiritual… ¡quién se puede resistir a tanta voluptuosidad mística! Él no, desde luego.

Aunque no entendió del todo el capítulo dedicado al fin último del sufismo, algo así como la unión con Dios o el cosmos, era mirarla y ponerse de un clarividente, que no hacían falta razones para lo que su pasión presentía.

El final de la charla fue apoteósico, al menos él lo vivió como tal. La última frase de la mujer sufi lo dejó KO –Los estados del alma deben ser saboreados-. Salió corriendo a la floristería de al lado y compró, para obsequiarle, un lirio de agua; algo sabía de flores y quería impresionarla con una metáfora del renacimiento: este tipo de plantas crece en las aguas lodosas de parques y estanques (y si se me permite la digresión, emparentado simbólicamente con el jaramago o flor de los escombros).

Al entregarle su flor, con cierta picardía enigmática, ella le dijo: Vuelve a mí sin regalos, entrega desnudo tu amor enfermo.

¡Quedó iluminado al instante!

10 comentarios:

  1. Me gusta la filosofía sufí. Ciertamente es una comunión con el cosmos. Es la versión más pura del todo. Y bueno, todo tu texto es casi como una plegaria sufí.

    Esa frase última es perfecta
    Un gusto leerte, Jorge.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mag, es un honor que te guste. Me encanta eso de "plegaria sufí"

      Más para ti!

      Eliminar
  2. Hablar con el alma y desde el alma... Es hablar desnudo y sin esquinas. Estas reflexiones sufí van mirando desde dentro hacia afuera para poderlo hacer, triste es mirarse y no verse.
    Me encantó como relatas ese encuentro con la metafísica sufí y si además le añades la ponente... Sólo queda sacar la Quechua y hacer una sentada en toda regla para quedarse allí :)

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo Auroratris!!! Había que darle un poco de picante al encuentro metafísico!

      Disfruta tú también del día.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias a ti, por perder el tiempo con mis escritos.

      Eliminar
  4. Intensidad pasion momentos de letras
    gracias por compartir

    ResponderEliminar
  5. Hermoso relato. Me ha gustado mucho leerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pues muchas gracias Juan Carlos! Ando pasando por una etapa sufi y salen estos cuentecillos, tal vez, para empaparme más de esa mística tan hermosa.

    Otro pa ti!!!

    ResponderEliminar