jueves, 24 de noviembre de 2016

LA CAFETERA



LA CAFETERA

La cafetera brilla
como un faro insomne
en la cocina.
Se trata de que su luz,
espante a los fantasmas.
Se trata de que el alma alce el vuelo,
recupere gravedad,
ponga en marcha las vocales.

-Tierra a la vista- gritan las legañas
al unísono con esa bocina
de relincho en la mañana,
de saudade metálica de los madrugadores:
¿qué mapas del tesoro
nos anunciará en cada sorbo?

(¡Ajuar de los escritores,
pócima pagana del obrero,
el soldado la cuida como a un arma,
el insomne como a su sueño!)

La cafetera brilla en la cocina
como una lámpara maravillosa
y concede, a quien despierta,
sus abracadabras de cafeína.

2 comentarios:

  1. Te ha quedado de lujo, amigo Jorge... Se podría decir eso de:progresa adecuadamente.
    Yo también le hice en su momento un homenaje a esta máquina que tanto nos regala.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  2. Viva la cafeína! Otro vicio que compartimos jeje.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar