viernes, 4 de noviembre de 2016

EL CARRUSEL DE ESTORNINOS



EL CARRUSEL DE ESTORNINOS


En vez de caballos de madera, las monturas habían sido sustituidas por estorninos. La nueva plataforma giratoria, además de arriba y abajo, incluía once dimensiones más: la elección de ese pájaro cuántico no era casualidad.

¿Qué música rimaba con los estorninos? Pues la orquesta alada de sus adivinanzas era la encargada de ambientar las vueltas y revueltas en los días de feria. Capítulo aparte, es intentar descifrar si la danza cósmica del carrusel tenía algún patrón definido o era, más bien, fruto de una anarquía volandera como de acuífero.

Los especialistas en parques de atracciones -amigos de las etiquetas- lo incluyeron en la sección de entretenimiento metafísico. Los niños -más realistas que todo eso- disfrutaron del galope errático de los estorninos, con carne de asombro.

4 comentarios:

  1. He ahí..."el todo se puede porque esto es el Circo del Sol" ya me darás laa coordenadas de ese carrusel... Con lo que a mí me gusta volar.
    Lo tuyo es la imaginación, amigo Jorge.

    Mil besitos.

    Un espacio tipo santoral!!! Jajaja.
    Gracias a ti por darme la licencia de compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, agente secreta! Creo que está cerca de Albacete, el carrusel, creo.

      Lo mío es puro cuento, sí.

      Un abrazo fraterno, hermana!!!

      Eliminar
  2. Cuando se les cansen esos estorninos que me pidan, que aquí tengo para dar, regalar y requeteregalar.
    Me encanta perderme en este carrusel y en tus letras. Hay siempre algo entre ellas y bajo ellas que me hechiza.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, que de momento, tengo estorninos para rato jeje!!!
      Da gusto contigo, tus palabras son encantadoras para subirle el ego a mis textos.

      Muchas alas!

      Eliminar