domingo, 30 de octubre de 2016

SELENITA EN CÓLERA



SELENITA EN CÓLERA


Nunca desaten la cólera de una selenita, son capaces de robarle a uno hasta la noche. Me río yo de las plagas bíblicas a su lado, del diluvio universal me río. Las selenitas son tan hermosas como apocalípticas, tan amorosas como devastadoras. ¡Si algún día se la juegas a una selenita, pon alma en polvorosa! ¡El mundo no es tan mundo para huir de ellas!

En su forma mineral, las mujeres selenitas te guardan todos los secretos, son cómplices hasta la alquimia, brindan armonía a lo interno, son tan cristalinas. Pero su parte lunar, ¡ah, su parte lunar!... no hay guerrillera que se les iguale, ni veneno más mortal, ni espina más de rosa. Si una selenita te marca con sus sombras, empiezas a enfermar con más frecuencia, las palabras evitan tu compañía, te lanzan dardos las estrellas. 

No hay suficiente olvido para esconderse ni rescate alguno que pagar: date por muerto, hombre perdido.

3 comentarios:

  1. Qué carácter tiene esta mujer!!! Menos mal que no hay hombres así... o sí? Espero no encontrarme con esta especie humana.
    Me has hecho reír, amigo Jorge.

    Mil besitos y feliz velada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un caracter de mil demonios, sí! y hombres así, pues los habrá, imagino.
      Oye, pues que no me había dado cuenta, pero la risa es algo muy físico, no están tan lejos nuestras literaturas jeje.

      Más pa ti, my friend!

      Eliminar