martes, 11 de octubre de 2016

LA MUJER ESPEJO



LA MUJER ESPEJO

A Ana Cuaresma por ser tan tocapelotas,
en el sentido metafísico por supuesto.

No es fácil ser una mujer espejo, no todo el mundo se siente cómodo con la imagen que trasmite. A veces es muy gratificante, hay gente tan hermosa por el mundo que lo ignora, pero la reacción inicial suele ser de incomodidad, y eso que preparan sus máscaras a conciencia. Tampoco es que sea un don ni mucho menos, sólo que un día fui puliendo mi piel de telarañas y cultura, y conseguí ver el mundo a través de la intuición: ¡no es virtud, es constancia! Reconozco, que durante un tiempo, lo viví como una maldición, pero al final me acepté a mí misma como soy, una mujer espejo.

Para relajarme, de tanto en tanto, me gusta ir a playa y esta vez ser yo, quien se mira en ese cristal líquido que deja el mar sobre la arena: ¡hay que ver qué sensación de laberinto le entra a una!

2 comentarios:

  1. Un trabajo algo psique, da gusto meterse en esos extraños laberintos de vez en cuando.
    Es gratificante leer tus entradas, siempre me llevo una nueva idea de mujer.

    Mil besitos, amigo Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias my friend! Que mis laberintos literarios consigan sorprenderte, eso sí que es gratificante.

      Más besos parta ti!

      Eliminar