lunes, 17 de octubre de 2016

EL POETA



EL POETA


En cada palabra me juego la vida.

Si digo niebla aparece ella, rasgando las tardes en aquel banco en las afueras. Si digo castillo, allí estoy yo, batiéndome a muerte contra las olas. Periódico, por ejemplo, trae a mi padre con su tabaco Winston y el café a deshoras, dibujando absorto monigotes que se despeñan por las hojas. Muchas veces pienso azul porque es una palabra que todavía ignoro donde me lleva. Nunca utilizo silencio, la temo por encima de sombra o de frontera. Mesa me reconforta, me ordena, me sosiega. Caimán la reservo para cuando tengo ganas de reír; para llorar me basta con pasarela. También las hay prohibidas para el lector como orilla, juego o desván, las reservo para mí y para ella. Rascacielos es tentar a la caída, vulgar es un grito en el espejo, jacaranda es mi abracadabra.

Si escribo punto, sepan, el poema no termina.

6 comentarios:

  1. Palabras con imagen... Pero la imagen de tu vida, la que tú proyectas en tu castillo de naipes cuando la niebla (ella) aparece en la terraza de tu ático.
    Un juego de palabras muy acertado.

    Mil besitos, amigo Jorge.

    Sigo viendo al poeta :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Auroratris! Estoy probando cosas nuevas, o dejándome poseer por el taller... la verdad que no sé por qué prefiero mis bagatelas.

      un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Francisco, pero el rollo no es el título, sino que es un texto medio autográfico medio personaje de ficción y no lo acabo de encajar en si es una bagatela, un poema en prosa, un personaje que es un poeta y se pone a divagar. Es un texto extraño para mí.

      Eliminar
  3. El problema es la persuasión irresistible del poeta.

    ResponderEliminar