miércoles, 19 de octubre de 2016

EL HOMBRE PENUMBRA



EL HOMBRE PENUMBRA


Tuteaba a las sombras con la impertinencia propia de las farolas; se sentía como pez en el agua cuando bajaban los interruptores; abandonó su parte solar, dicen, cuando tuvo consciencia de que la luna no sólo era un satélite: así era él, en oscuras pinceladas.

Decidió vivir a su modo umbrío, pero la cosa le fue un poco negra, si se me permite la familia semántica, porque tanta oscuridad no es buena para el orden, o eso dicen.

Digamos que los habitantes murmuraban, digamos que la diferencia no se asimila bien, o digamos que sencillamente daba unos sustos de aúpa y  la comunidad no estaba para infartos. Nuestro hombre penumbra, llamémoslo así, no tuvo más remedio que emigrar. Por supuesto, no escogió el trópico sino el círculo polar ártico, donde las noches se extienden más allá de las veinticuatro horas, que ya es difícil.

Lo que no espera él, ni el que suscribe, es que tuvo un recibimiento multitudinario: mujeres vampiro, amigos licántropos, poetas malditos, biólogas despistadas, vigilantes de seguridad, obreros del turno de noche… hasta una raza de perro nocturno, que le haría las veces de mascota, lo acogieron jubilosamente como a un hijo pródigo.

Una moraleja luminosa, supongo.

8 comentarios:

  1. Bravo! Tu particular y original bestiario me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oleoleole!!!!
      Gracias Txisko, estoy por incluirte, no te confíes

      Eliminar
  2. Excelente, me anoto entre las poetizas encantadas que le faltó a la lista de receptores para el hombre en penumbra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te incluyo en las biólogas (que sois más que poetas) como homenaje!

      Eliminar
  3. No somos islas y allí donde fuésemos, encontraríamos a nuestras palmeras...
    Chapeau por tu historia, amigo Jorge.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, si nos dejamos llevar por la brújula de dentro, encontramos a nuestros iguales (mama mía, estoy de un profundo que me doy miedito)

      y otros mil!!!

      Eliminar
  4. En nuestras luces y en nuestras sombras no estamos nunca solos.
    Es más, en las sombras estamos menos solos.

    Un beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta la gravedad y las direcciones hacia donde me lleva tu frase. Hoy parece que tenemos todos un día de enjundia!!!

      Gracias por tu beso y parada en camino!

      Otro beso para ti (estoy de un besucón ultimament)

      Eliminar