domingo, 11 de septiembre de 2016

INFORME SOBRE PARAGUAS





INFORME SOBRE PARAGUAS



Excelentísima Musa:

Cumplo con retraso mi promesa volandera, trayéndote las impresiones que me pediste sobre los paraguas. Saldadas están las deudas, quedamos, pues, en pie guerra:

-Tienen algo de femenino los paraguas, como de lencería para la lluvia.
-Los hay que paraguas en ristre, esperan la lluvia en previsión fatalista. Estoy convencido que su pasado les llueve todo el rato.
-Me divierto pensando que son góndolas invertidas. Y sigo navegando como si Venecia fuera un estado de ánimo.
-El paraguas de leopardo transforma a esa mujer en una Brigitte Bardot de provincias.
-¡Qué algarabía de estorninos tienen los emparaguados!
-Hay paraguas enlutados para el funeral imprevisto; "la muerte acecha en cada gota de lluvia", parecen querer advertirnos.
-Paraguas indiscretos, trasparentes, a lo Hopper, que desvelan la intimidad en el refugio.
-Paraguas con estampados de cascada, que quieren competir con la lluvia o buscan la escurridiza rima elemental.
-Desfasados, pasados de moda, como de greca decorativa en la cocina de mi abuela.
-Paraguas capitalistas, paraguas hombre-anuncio, con proclamas venenosas de los bancos.
-Con dibujos de arco iris, profetas del final de la tormenta.
-Paraguas de cuerpo entero, de plástico profiláctico de veraneantes violados por la lluvia.
-Paraguas florales, jardín botánico, modernas palmas tropicales.
-Paraguas para optimistas con sus máximas felices: mañana saldrá el sol o baila bajo la lluvia.
-Paraguas con piel de cocodrilo que reafirman las lágrimas del aguacero.
-Paraguas Betty Boop, ¿o mujeres Betty Boop?
-Con tejado oriental que dotan a la lluvia de un aire chinesco.
-No paraguas, trampas amorosas que fuerzan al abrazo.
-Con noticias estampadas que tributan añoranza a la antigua y enorme hoja del periódico.
-Paraguas Klimt, Kandinsky, art decó revisitado. Paraguas vintage, Gaudí, quién dijo que bajo la lluvia he de dejar de ser culta.
-El paraguas que no pudo ser sombrilla.
-Paraguas inmaculados en la que cada gota retumba un pecado.
-Paraguas desmesurados para alojar no ya a una reina, sino a todo su cortejo versallesco.
-Heridos de muerte, de varillas amputadas, con cicatrices: cumplen su destino, no se quejan, los admiro.

Espero que estas pinceladas hayan satisfecho tu curiosidad inspiradora, y si de verdad te han gustado, me pagues en poemas, como siempre.

Tuyo no, de la belleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario