domingo, 25 de septiembre de 2016

LAS PALABRAS FAMILIARES





LAS PALABRAS FAMILIARES


A Saray García.


En casa de Osvaldo, las palabras familiares que se usaban con más frecuencia eran: arrebol, melifluo, iridiscencia, epifanía, nefelibata… y palabrejos por el estilo. Ventajas de haber nacido en una familia ilustrada y algo pedante, todo hay que decirlo.

Si  seguimos la teoría de que pensamos con palabras, Osvaldo estaba destinado, por su riqueza léxica, a ser el filósofo más determinante de principios de siglo, por lo menos. Pero ésta es una historia trágica. Nadie entendía a nuestro protagonista. En la escuela lo llamaban “El ruiseñor verde”, en referencia a su rareza de animal poético y a expresiones que parecía sacar de épocas pasadas. Cuando comenzó a trabajar, sus jefes tampoco comprendían su discurso y lo destinaban siempre a labores contables, porque al menos con los números podían entenderlo.

-¡Qué soledad más inmarcesible!- se lamentaba Osvaldo en su abismal exilio. – ¡Qué epitafio anticipado es el soniquete de mis días- y se echaba las manos a la cabeza, un tanto afectado.

Su muerte fue de lo más silenciosa. Como no pudo establecer lazos con la tribu, nadie se dio cuenta de su ausencia. Una lástima lo de Osvaldo.

Por dejar un sabor final menos amargo, siglos después su diario fue redescubierto en una época en la que las palabras familiares habían cambiado y se ajustaban como anillo al dedo a sus inusuales expresiones. Como narrador poliédrico, omnisciente y algo cuentista, he de decir que Osvaldo está encantado de aparecerse en cualquier sesión de espiritismo. ¡Se siente -como diría él- tan ufano!

4 comentarios:

  1. Dicen que el reconocimiento pocas veces llega a tiempo, y es verdad.
    Tener un rico vocabulario da el gustazo de poder viajar por la lengua y descubrir las distintas tonalidades del léxico, no todo es blanco o negro... También están los tornasoles.

    Como siempre un placer entrar en tu espacio, Jorge.

    Mis conversaciones con Osvaldo...son una auténtica fiesta, retos.

    Mil besitos y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tornasol, que palabra más bonita, te la robo ya mismo!!!

      Ten cuidado el espíritu de Osvaldo es muy lenguaraz. Parece entrañable, pero tiene un peligro!!!

      Buen domingo también para ti, y flores, flores, muchas flores para ti!

      Eliminar
  2. Gracias por visitar mi casa, Jorge… Con tu permiso, por aquí me quedo conociendo y disfrutando tus letras…que seguro será un placer…

    Bsoss y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. A ti Ginebra, tienes una casa la mar de acogedora...

    Otro beso para ti!

    ResponderEliminar