miércoles, 14 de septiembre de 2016

LA MUJER FLORIDA


Tatuaje de unas flores.
Imagen cogida al tuntún por la red

LA MUJER FLORIDA


A Deborah le nacían orquídeas por la espalda. Desde pequeña su cuerpo, ajeno a vocaciones infantiles, había decido que iba ser un jardín botánico andante.

No era una sorpresa encontrarse a las caléndulas jugando por su sexo de trópico, ni tan siquiera resultaba raro, que los nenúfares habitaran entre sus pensamientos más sombríos. El narciso se había adueñado de la nuca y los lirios blancos poblaban su mirar.

La lavanda que anillaba su cuello le había metido en algún jaleo de patentes con algunos envidiosos perfumistas; la verdad, que su fragancia sí que tenía similitudes con algún aroma de moda, pero a ver quién tenía sus santos olores en denunciar por plagio a la naturaleza.

En sus brazos se columpiaban las jacarandas y unas adelfas habían colonizado sus besos, a saber con qué venenoso propósito.

Cuando el famoso naturalista Jean-Baptiste Lamarck descubrió a Deborah, tuvo una germinación espontánea, por decirlo de alguna manera. Muchos de sus críticos más acérrimos refutan desde entonces sus teorías por este impropio affaire floral para un científico; el encuentro, bien es cierto, fundó la gran mayoría de sus investigaciones botánicas.

Deborah, ajena a polémicas, llegó a convertirse en bosque.

4 comentarios:

  1. Es ingenioso como le has dado un aroma a cada parte del cuerpo femenino, me ha gustado todo este despliegue floral... Te felicito por la originalidad de tu entrada.

    Me gusta tu estilo y me gustaría poder seguirte... pero no encuentro en tu blog donde hacerlo.

    Mil besitos, y gracias por seguirme...

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas Gracias Auroratris!!!

    Has conseguido que me modernice un poco, sólo un poco. En la parte inferior de la página he puesto lo de los seguidores. Entre que ando un poco pez y tampoco es que buscase difisión, no tengo el blog a la última. Si tienes algún otro consejo, lo agradecería, veo que el tuyo es muy completo.

    Subo tus mil, y te mando diez mil!!!

    ResponderEliminar
  3. Es un placer seguirte, escribes de una manera muy personal y poética... No dejes de difundirlo, por mi parte, si no te importa, compartiré tus entradas ya que me parecen dignas para darse a conocer, el juego de las palabras consiguiendo ese mensaje entre romántico y sensual.
    Mi blog es de lo más sencillo... Pero si tienes alguna duda o necesitas algo... Aquí estoy.
    Gracias a ti.

    Me quedo con todos eso besos porque soy muy recogida y te dejo mil besitos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que puedes compartirlas. Eres de esas sorpresas que le alegran la soledad a uno. Muchísimas gracias!!!

      Si me veo en algún aprieto, te llamaré sin dudarlo.

      Nunca había tenido tal cantidad de besos jeje, órdago al besuqueo!!!

      Eliminar