lunes, 19 de septiembre de 2016

LA BANDA DE LOS CABEZAS DE CHORLITO


Un auténtico  cabeza de chorlito.


LA BANDA DE LOS CABEZAS DE CHORLITO


¡Unos cabezas de chorlito!- gritó el comisario, harto ya de tanto disparate.

Cómo era posible que los atracadores más activos de la provincia se dedicasen a robar chucherías a gran escala. “Los Robin Hood de la infancia”, les llamaban los veteranos más guasones. Si hasta se permitían, como gesto de guante blanco, rubricar sus hazañas dejando, en el lugar del crimen, una fotografía de la variante europea del chorlito dorado -Pluvialis apricaria, por si algún ornitólogo puede aportar pistas al caso-.

Lo cierto es que todas las pesquisas conducían a ningún lugar. Sólo el bedel, con una desquiciada teoría,  parecía entender los golosos saqueos: una banda de poetas -debía ser por la expresión tener pájaros en la cabeza-, anunciaba ya en una novela de un autor chileno de culto –ahora parece que hasta los bedeles ilustrados resuelven acertijos- tratarían de subvertir los valores sociales, o bien, que las golosinas eran el símbolo o anticipo de una acaramelada revolución –la verdad que era un tipo curioso, el bedel-.

Con el tiempo los atracos se hicieron más atrevidos: los niños contaban cómo unas aves sin alas les habían robado sus piruletas, los jubilados juraban que unos hombres-pájaro les habían saqueado los bolsillos, hasta en la Cabalgata de Reyes hubo denuncias por tal descarada conducta criminal.

Desde entonces, en la provincia, las cajas fuertes se utilizan para custodiar estas gollerías infantiles y se ha creado un cuerpo especial de policía para acabar con el chuchericinio. A día de hoy, el caso sigue abierto.

2 comentarios:

  1. Qué original!!! Saqueo de chuches y cajas fuertes que las custodian.
    Me has sacado una gran sonrisa, Jorge.
    Un vocabulario muy rico para una historia tan bonita.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yujuuuuuuuu!!!! Me alegro que te guste, la verdad, que estaba un poco inseguro de colgar el texto, a veces no calibro si mis tonterías pueden empatizar con el mundo.

      Jolin con los besos, voy a ser el más rico de todos los labios!

      Eliminar