viernes, 22 de enero de 2016

TRAVESTIDO DE CALAMARO



Andrés Calamaro


TRAVESTIDO DE CALAMARO


Se puede ser fanático y está el caso de Paco, que llevó la admiración a límites miméticos.

No ya cuando adoptó su corte de pelo, su forma de vestir o sus poses de dandi, sino su primera operación para modificar las cuerdas vocales y calcar la tonalidad de su duende. Los siguientes pasos por el cirujano consistieron en el trasplante completo de globos oculares, así como el cincelado de los huesos de su cara. La metamorfosis fue tal, que le ofrecieron hacer de doble en las apariciones del cantante en público, ya que su manager, preveía algún tipo de atentado por sus últimas declaraciones en favor de la tauromaquia. También participó en una performance en el museo de cera interpretando a su mito, hasta en los andares.

Otro desquicio en su fervor consistía en que sólo se enamoraba de mujeres que protagonizaban sus canciones: Lorena, Paloma, Victoria y Soledad…, incluso cayó rendido de una Media Verónica, que aunque de escasa altura, de mujer andaba sobrada (puede que interpretara mal la canción).

No vamos a hablar de sus jugueteos suicidas con las drogas o de una fertilidad creadora, digna del maestro, sino resaltaremos cuando, emulando el histórico disco “El Salmón”, remontó el Amazonas con sus aletas nuevas de injerto.

Tal vez, y esto es una opinión muy personal, para ser un hincha hay que entender las sagradas escrituras y tener más de dos dedos de frente; también es cierto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario