lunes, 4 de enero de 2016

SÍNTOMAS



¡Un termómetro analógico!
(pues sí que estoy mayor)



SÍNTOMAS


Cuando amaneció con las caderas llenas de nenúfares, no le dio mucha importancia. En cambio, las nubes que salieron de sus meñiques empezaron a preocuparlo un poco. Como venía de familia de letras, tardó en acudir al médico, ya con una tercera germinación de orquídeas por la columna vertebral.

Lo ingresaron de inmediato, porque en el escáner descubrieron sombras de manicomios dentro de los pulmones. –Lo tuyo no tiene remedio-, dijeron los doctores, –te damos de una, a diez metáforas-, y se quedaron tan anchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario