martes, 12 de enero de 2016

LA MUSA CABREADA



"La Muse" de Pablo Picasso.


LA MUSA CABREADA

¿Qué se creían, que estaba allí para inspirarlos? ¿Por qué tenía que pasarse horas y horas paralizada para que la pintasen, ella, tan mudanza? ¿Y los músicos, qué recompensas lúbricas pretendían al robar su esencia para sus machaconas melodías? ¡Ah, y los literatos, esos eran los peores, con qué derecho se erigían en voceros de su belleza, qué dichosa manía de convertirla en metáfora! 

-Sólo quiero que me dejen volar en paz, cómo echo de menos cuando la naturaleza era su amante verdadera-, decía la Musa, dejando un rastro de furia infinita a su paso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario