miércoles, 27 de enero de 2016

LA MUJER APOCALIPSIS

Arde el alma III. Óleo s. tabla.
De Mariano Espinosa:  www.marianoespinosa.com



LA MUJER APOCALIPSIS


Era como una noche sin cobijo, como la venganza de un Dios castigador. Tenía la facultad de desatar el infinito entre los hombres. Llena de jardines secretos y lunas salvajes, al amarte consumía los principios. Sibila de fulgores primitivos, ofrecía pecados a la vuelta de la esquina.  ¿Cuántas honduras prometían sus pechos? ¿De cuántos filos estaba hecha su presencia?

Ni corazas místicas, ni haber conocido los abismos te salvaba. Tan hermosa como un naufragio: primavera invertida, cruce demoníaco de caminos, lluvia interior que te calaba.

Siete muertes viví por ella, y todavía, no le parecieron suficientes.

2 comentarios:

  1. Me encanta ese poder místico que emana esa mujer... Pasional el fuego que viertes en tus letras.

    Oximoron... Siete muertes viví por ella...
    Chapeau, amigo Jorge.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana!Un poco tremendista el retrato, pero mujeres así, como las brujas, habeialas hailas!

      Mil palabras!

      Eliminar