miércoles, 2 de diciembre de 2015

EL SECRETO DE LA INSPIRACIÓN





EL SECRETO DE LA INSPIRACIÓN


A Nacho Achútegui,
respondiendo a tu pregunta.


No enamorarte de esa mujer,
sino de sus pendientes, de sus botas de a diario,
de su falda encantada.
Vibrar como lo hacen las cuerdas de un violín
(que no sé cómo es, pero suena bonito).
Tirarte a la piscina con el traje de domingo.
Presentarse ante las autoridades como un niño travieso.
Poblar concienzudamente la soledad con fantasmagorías.
Cazar luciérnagas en el estiércol (esto no es tan importante).
Fundar ciudades en las esquinas.
Blasfemar en las iglesias,
y donde dice iglesias, decir verdades.
Acudir a los velorios disfrazado de bufón.
Sertirte mudanza o al menos un poquito vagabundo.
Más que un fogonazo, es una actitud (parezco un publicista).
Tener mil amigos imaginarios.
En las verbenas ser solemne,
en las solemnidades ser verbena.
Hacer del asombro, un arte marcial.
Conversar regularmente con los muertos más vivos.
Jugar con las palabras como con una pelota.
Ser sumamente contradictorio.
No creer en ti, sino en el prójimo.
Amar el amor sobre todas las cosas.

En definitiva,
una dieta rica en extravagancias
y mentir mucho,
pero mentir bien.

5 comentarios:

  1. Lo de las botas, si son altas, lo entiendo (siempre resultaron muy fetiches); lo demás... irónico, catártico, simpático, paradójico, fantástico, exogámico, autárquico, anárquico, prostático, histriónico, rarico, pírrico... y un tanto «laíco», «musicálico» y «sabínico».
    Agradecido por la dedicatoria, en deuda quedo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Estamos hechos unos esdrújulos, jajajajja.... Otro abrazo!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Creo que me preguntas que cual era el secreto de la inspiración de mis historietas alocadas? creo.

      Eliminar