sábado, 5 de diciembre de 2015

El ANACORETA


Imagen sacada de internet, que me ha cautivado.
Si alguien sabe de quién es, estaría encantado no, encantadísimo de publicitar su obra.



EL ANACORETA


Decía cosas como que el rumbo se encontraba en la deriva o que la revolución más importante consistía en desnudar a la rutina. Cuando me metía mano, fiaba sus destrezas a la sabiduría de sus arrebatos. En el mismo movimiento musical era capaz de encapricharse de mi espalda, como de hacer un altar a mi coño.

Andaba tan solo que parecía la luna. Enjuto y grave como un desheredado, dicen, tuvo un romance con la profesora de filosofía. ¡Quién podría sentirse a salvo de su aire de isla remota!

Los matones del barrio le tenían envidia. Destilaba un aura canalla sin necesidad de aplicar irreverencia alguna; sería su pinta de cruzado o sus hechuras de sombra. A las lunáticas nos traía muertas.

Lo llamábamos El Anacoreta y cuando desapareció, tuvimos que inventar la derrota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario