miércoles, 14 de octubre de 2015

EL VERSO SUELTO





EL VERSO SUELTO


Nunca se sintió cómodo dentro de un poemario tan clásico. Así que llegada la tercera edición, se desprendió de las páginas, no sin antes despedirse de dos o tres metáforas con las que había intimado.

¡Qué levedad inspiraba el verlo cruzar por la alameda! Los letraheridos lo paraban por la calle para proponerle cómplices insomnios. Los libreros, iban más allá, tentándolo lúbricamente con sus escaparates. Parecía que las palabras que lo conformaban habían tomado un brillo distinto.

Se supo que gozó de una vida plena y de un amor que le voló la rima.

(La moraleja, desde luego, la encuentro de lo más libertaria.)

2 comentarios:

  1. Llevo un Cafrune dentro, y he de matizar que, en ciertas naturalezas, el amor estimula la rima, hasta el punto de que el enamorado apenas puede hablar de sus cuitas si no es en verso.
    Txisko Mandomán Xego (libertario)

    ResponderEliminar
  2. Habrá que empezar una campaña de "Todos somos Cafrune". Txiko "El libertario" suena a componente de banda... si montas una, llámame!

    ResponderEliminar