sábado, 22 de agosto de 2015

COMO BARCO QUE BUSCA SU FARO

De estas veces que la escritura te posee, hay que dejarse llevar y el resultado es lo de menos.
Supongo que si lo trabajara podría ser algo más de lo que es, pero lo voy a dejar tal cual y quedarme con la sensación al escribirlo. 






COMO BARCO QUE BUSCA SU FARO


El hedonista busca su Dios; en las copas de vino y en el cuerpo de las mujeres, entre los viajes exóticos y las raíces de la infancia. Se pasa la vida de éxtasis en éxtasis, el resto es puro decorado. Tiene ganzúas místicas y dos o tres metáforas en la chistera. Sueña con salvar de los pecados al mundo, navega en los abismos por nosotros y tiembla, como las hojas al viento. De la verdad hace un cuento y del cuento un pregón, y del pregón una falda, y de la falda su asombro. El diablo lo está esperando. Persigue fulgores y chucherías. Pierde el tiempo mirando las nubes. Con sus castillos de arena, anda batiéndose con la mar. No es marinero es naufragio. Cuando llega la noche, se siente constelado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario