jueves, 7 de mayo de 2015

LOS FUEGOS ARTIFICIALES

La realidad es exuberante, la imaginación ni os cuento...


¡¡¡Pim, pam, pum!!!



LOS FUEGOS ARTIFICIALES

El pirotécnico de Poética hoy se la jugaba. Los festejos por el nacimiento de los hijos de las sibilas se habían convertido en el acontecimiento más importante desde la escritura del poema infinito.


Tres generaciones de artificieros habían conseguido tal destreza, que los artistas de la llama eran respetados como orfebres.


Se decantó por un juego de petardos luminiscentes, unos arabescos morados de efecto metafísico y los cohetes cometa. Para la traca final, había reservado su creación alquímica y verbenera más reciente: los voladores fantasmagóricos.

Tras el telón de las explosiones, los habitantes de Poética quedaron entusiasmados. La llama del amor prendió su mecha y los fogonazos de la razón dejaron de tener tanta importancia. Todo un éxito, si lo comparamos a la soporífera fiesta de la primavera pasada.

Como a partir de entonces se disparó la natalidad, decidieron conceder a la pirotecnia entidad afrodisíaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario