sábado, 2 de mayo de 2015

LOS AMORES DE PINOCHO

Este texto hasta le ha gustado a mi hermano, y para que a mi brother (azote de mi infancia) le vaya, tiene que tener algo.

Publicado al principio del blog junto con otro, he preferido ponerlo como se merece (es uno de mis ojitos derechos).

Este Pinocho es un figura!

LOS AMORES DE PINOCHO


Pasajes apócrifos o escasamente conocidos del cuento constatan que ejerció como donjuán de madera.  Cientos de muñecas fueron seducidas por su encanto de Cyrano, único entre el gremio de muñecos. ¡Cómo resistirse  a los ardientes cantos nocturnos de su conciencia parlante! Así sus libertinas aventuras con Barbie o la orfandad insondable que Nancy le legó para el resto de sus noches, tampoco figuran en las antologías de los pudores.  De plástico fino, madera noble o porcelana china, ningún linaje fue ajeno a sus conquistas.

Sólo se le reconocen dos amores verdaderos: una tal Mariquita Pérez que le descubrió que la ninfomanía también es cosa del espíritu y cierta Pepona de extravagantes antojos gastronómicos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario