viernes, 15 de mayo de 2015

LA TATUADORA DE SILENCIOS

Me lo he pasado pipa escribiendo este texto.

Ilustración tomada de la página hostedink.com


LA TATUADORA DE SILENCIOS

A Irene Jonquera,
por pintar nuestras voces interiores en la piel.

Podía hacer una filigrana con cualquier mutismo por enrevesado que pareciera, lo más difícil era tatuar la levedad de los secretos.

Se comparó su trabajo con el de los místicos y los ascetas, aunque ella prefería considerarse una artesana más, que trabajaba con lo invisible.

Tras la consecución de su obra maestra, un arabesco sordo dibujado en los labios del cadáver de una mujer (un pedido de ultratumba que había pagado generosamente la familia), su desaparición hizo sospechar que vida y obra habían comenzado a fundirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario