domingo, 10 de mayo de 2015

LA SIRENA COSMOPOLITA

Mi granito de arena en el mundo de la sirenología...


La foto es de internet, sí alguien conoce al autor que me avise para nombrarlo. Tampoco me importaría conocer a la sirena en cuestión.



LA SIRENA COSMOPOLITA 

Había estudiado en los mejores arrecifes de coral. Su educación cosmopolita se enriqueció de sus viajes por mares, océanos y ríos del submundo. De algo le valía ser la hija de una musa de alta alcurnia, cuya fortuna se aproximaba a los mil pecios.

Para más envidia marina, la belleza había sido generosa con ella. Sus escamas, mezcla súbita, de añil y atardeceres; sus caderas más propias de esas sirenas arrabaleras que seducían a los navegantes; la incitación al viaje de sus pechos; ese donaire y gracia al chapotear… la convertían en una suerte de joya submarina.

Sus posibilidades de triunfar en el mundo acuático se truncaron cuando conoció al marinero macarra. Un amor fatal y desenfrenado que la expulsaría de su vida de postín. La última vez que la vieron, estaba demacrada y algo bebida. Dicen que se volvió anarquista.

La moraleja está más que clara: ni las sirenas se salvan de los naufragios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario