martes, 19 de mayo de 2015

GÉNESIS DEL PSICÓPATA

Una historieta infantil....


 Dan un poco de repelús, ¿verdad?


GÉNESIS DEL PSICÓPATA 

Como llevaba desde los ocho años estudiando el plan, a los doce no tenía sentido esperar más. Francisco Páez-Regodón de Gutiérrez y Sousa, debido a sus inclinaciones cursis, escogió para su macabro desvirgamiento el Parque de los Enamorados. Iba a dar la razón a los que pensaban que abril era el mes más cruel.

La Thaumetopoea pityocampa u oruga procesionaria, siempre había ejercido sobre él una fascinación de carácter erótico. Parece ser que una hembra de la especie es la encargada de comandar la caravana. Ya fuera por eso, o tal vez, porque el ciempiés era su tótem animal y  de alguna manera representaba su culminación, la oruga del pino fue seleccionada como ofrenda a sus demonios.

Dadas sus ínfulas, el fuego purificador fue escogido como brazo ejecutor para el sacrificio. La pira de piromanía andante provocó una imagen de fascinación y repugnancia, que tiene todo horror que se precie. Los cuentos del lugar incluyeron esta visión en el imaginario colectivo, y en vez del coco, venía la procesionaria llameante. 

¡Si ya decía su madre que apuntaba maneras de seminarista o de beato!

No hay comentarios:

Publicar un comentario