martes, 26 de mayo de 2015

LO SAGRADO

Vaya, parece que me lo paso bien escribiendo sobre este sin Dios llamado Poética...

(Me tomaré una pausa para otros proyectos pendientes, así que tardaré un tiempo en volver por estos ruedos bloguísticos. Seanme infieles, lean!)

La carta de "El loco" en el Tarot.
 
LO SAGRADO

El último vagabundo que vio Poética les dejó como herencia su hatillo. Las sibilas en seguida se percataron de la importancia del legado y construyeron una cripta bajo el parque de atracciones y, aunque no venía a cuento, un jardín esotérico en la periferia.

En todas las lunas crecientes, un vuelo de paganismo empapaba a los Habitantes e intentaban adivinar qué mensajes divinos encerraba su santificado petate.

Los arlequines se decantaban por un primitivismo barroco dentro de una caracola. Los niños pájaro apostaban más bien por la representación de un dios canica. Los chamanes aseveraban que no es lo mismo jugar con lo desconocido que con lo vedado, y tan anchos.

Un verso libre se atrevió a profanar el misterio y abrió el hatillo. Lo sagrado se mostró en todo su esplendor y un eco o latido golpeó Poética. Su divinidad era una caja de cerillas. ¡El fuego había regresado de su olvido!

lunes, 25 de mayo de 2015

LA MARIPOSA MONARCA

Otro micropasatiempo...

La mariposa monarca.
(Las mariposas son flores volanderas)



LA MARIPOSA MONARCA

Su obsesión por la mariposa monarca había llegado a límites más que alarmantes. Su piel había adquirido tonos anaranjados por un efecto de simpatía o por la dimensión cromática de las neuronas espejo, quién sabe, los entomólogos todavía no se han puesto de acuerdo.

Sus amigos tampoco se extrañaron cuando desapareció durante unos meses en su crisálida. Todos conocían su inclinación huraña, así que no quisieron molestarlo.

La única que se preocupó fue una vecina que lo espiaba desde el piso de enfrente. Sobre todo cuando le nacieron alas y comenzó sus torpes intentos de volar por la terraza. La vecina llamó al jardín botánico y a la facultad de ciencias, pero dado lo inaudito de la historieta, los especialistas no le hicieron caso alguno.

Lo más raro es que no decidiera migrar a Michoacán o la costa de California, sino a un pueblecito del sur, cerca de Cádiz, donde había veraneado durante su infancia. Cosas de lepidópteros, qué sé yo.

viernes, 22 de mayo de 2015

LA METAMORFOSIS 5: BRUCE WILLIS

El último capítulo de las metamorfosis de la chica pin-up...

Ya tenía ganas de acabarlo, ¡no sabéis qué obsesión!

(La saga de La metamorfosis, anda por el blog)

Ilustración de Bill Randall


LA METAMORFOSIS 5: BRUCE WILLIS



De mojigata a fantasía cabaretera, pasando por su compromiso con la belleza, hasta descubridora de cataclismos y promotora de espectáculos celestiales. Y ahora, para más desquicie de la ficción, agujero negro en la galaxia. Una carrera meteórica, si se me permite la ocurrencia.


Pues bien, dada su facilidad camaleónica se metamorfoseó en agujero negro en un chispum. No me pregunten, hay cosas que hasta un cuentista no debe saber. El caso es que escogió un sitio apartado del universo y se plantó con su sugerente campo gravitatorio a la espera de absorber cuanta materia o partícula pasase por allí. Había cumplido el sueño de cualquier seductora que se preciara como tal; atraer  sin distinciones desde lo macroscópico hasta lo minúsculo.


El único reducto de sus ensoñaciones tenía nombre propio: Bruce Willis. Desde que en su adolescencia vio El gran halcón, el actor se había reivindicado como una epifanía recurrente. Cómo se aferran las obsesiones, daría para más de una saga.


¿Qué podría hacer Hollywood contra una mujer con una calentura dos mil veces superior al sol? Lo que todos, dejarse hacer. Bruce acostumbrado a las divas, se sintió en el firmamento como en su casa y, salvo por la falta de papeles estelares (sic), no tuvo nada que objetar. ¡Buen chicho este Bruce!

Y así pasaron los eones hasta que recordó a Nehemías, el origen de su cosmología. El qué pasó después, ha dejado de ser una dimensión literaria, así que con mucho alivio, finalizo la historia de la chica pin-up que, como cualquier mujer, fue capaz de cambiarlo todo.