jueves, 23 de abril de 2015

EL CANTAMAÑANAS

Qué será lo siguiente que habré de defender, ¿que los cuchillos no cortan?, ¿que la luna es sólo un satélite?.... igual tendría que haberme dedicado a la abogacía.

Otro microdivertimento, sin más.

Los soñadores y los cantamañanas tienen algo en común.
Será que los miro con ojitos.


EL CANTAMAÑANAS



Prometió dar nubes a quien no tenía pan. Ofreció su corazón como un hotel a cien muchachas con la sana intención de colmar sus pecados. Afirmó que era posible la unión entre las tribus. Vaticinó que para dioses, nosotros. Se comprometió a escribir todas las metáforas. Juró y perjuró que sus demonios no volverían a matarlo. Convino con los escépticos acabar con la indolencia. Dejó de construir una catedral para los perdidos. Dijo que pagaría todas sus deudas, que cumpliría todos los sueños.
La palabra mañana era su preferida, sabía que el hoy está plagado de amarras.

Por eso lo extrañamos, porque en el fondo queríamos creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario