sábado, 7 de febrero de 2015

EL TANATORIO



Una descripción sobre uno de los sitios que alberga la muerte...

Independientemente del tema, he notado el abrir de una puerta en el estilo de este texto. Quitando recursos que ya he utilizado en otros artefactos literarios, una intuición o atisbo de una oralidad distinta de la que suelo utilizar... un puerta entreabierta que me seduce de veras.. haber en qué acaba todo esto.


¡Solo ver esta palabra y ya duele!


EL TANATORIO


(Acotación impresionista: El Tanatorio es un edificio feo. Arquitectónicamente es una construcción funcional, casi burocrática. Sus salas son asépticas y la decoración minimalista amplía el vacío . Alguna flor que alguien trajo parece desubicada y a destiempo. Las lágrimas se encargan de pintar las paredes. El ambiente es una fría inmensidad.)


Aquí es todo menos santa la Santa Muerte. Aquí, nadie se preocupó de imaginarla de otra manera. Como en México pienso, o como en Oriente que  lanzan velas a un río o vuelan globos luminosos. Aquí el silencio es más silencio.


A mi abuela le peinaron como si fuera una gran dama decimonónica, le vistieron de blanco y le pusieron forzosamente las manos sobre el vientre, entrelazadas. Aquel bodegón grotesco no era ella. Presentí que ese ritual era una mala actriz, un artificio vulgar de un Dios sin imaginación, en todo caso, una ceremonia hortera y nada propia. Me rebelé contra esa muerte.


Por cosas como éstas decidí no entrar a despedirme de una mujer a la que quise. Me quedé fuera, mirando las flores que la reflejaban como en un espejo, mirando las copas de los árboles que parecían describirla, mirando el azul del cielo que era ella.


No hay peor poema que entrar en un tanatorio, ¡es un insulto a la muerte ese lugar!

2 comentarios:

  1. Aunque parezca raro yo vivo al lado del tanatorio m30 y no me resulta incómodo pasearme entre sus salas, será la costumbre supongo

    Un saludo y sigue así, me encanta tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillermo, no sabes cómo agradece uno, en las soledades de la red, que alguién diga que le encanta el blog. Muchas gracias. Te debo una copa!!!
      Supongo que las costumbres nos inmunizan... es curioso lo que dices, me han dado ganas de darme un paseo contigo por ese tanatorio de la m30 y tener una charla Shakesperiana.
      Espero volver a un ritmo frenético de escritura a principios de agosto, así que espero mantenenerte encantado durante más tiempo... nuevamente gracias y nada de saludos, un abrazo majete!!!

      Eliminar