sábado, 17 de enero de 2015

DIVERTIMENTO FANTASMAGÓRICO


El microrrelato es un género hibrido. Un historia súbita. Mezcla rara entre poema y cuento, me tiene completamente atrapado.
Este texto fue publicado en "La Chimenea Fanzine" y está basado en hechos reales (sí, como las películas de Antena 3). Digamos que me gusta moverme por textos de Serie Z.
Invocando a Frida Kahlo, por lo menos!!!


DIVERTIMENTO FANTASMAGÓRICO
Era lo que se dice una mujer oscura. La alquimia,  los rituales paganos y el esoterismo de barra de bar, no tenían secretos para ella. Era tal su encanto demoníaco que los hombres se convertían en garabatos (¡nadie nunca pudo entender por qué no los mataba sin más!). No era mucho de aquelarres o equinoccios, prefería bailar descalza en las bodas o invocaba al diablo con conjeturas metafísicas que ella misma acuñaba.

Otro acontecimiento cercano que contribuyó a afianzar su vocación lunar fue que una tía suya, la hermana más querida de su madre, le hizo un guiño a Alfonsina Storni y se arrojó por una pasarela que cruzaba el Ebro para llegar a la mar. Los médicos del lugar diagnosticaron como “arrebato poético insondable” al suceso, mientras que su madre no volvió a ser la misma. Después de tres noches, su tía Mari, de fantasma presente, la visitó durante horas. En vida fue una cotorra y en muerte no había cambiado un ápice. Monólogos y soliloquios alternaron con alguna anécdota jocosa  del marido sordo al que había dejado solo. No le desveló ningún misterio, ningún mensaje desde el más allá.

Y ella se encendió un cigarrillo tras otro extrañada de por qué los muertos piensan en los vivos y no cambian para nada y si eso demostraba la existencia de una querencia incoherente hacia la vida; de lo feliz que hubiera hecho a su madre con su visita en vez de a ella; de que después de todo -son unos egoístas estos muertos- o de que la mismísima Muerte era en realidad una cotorra que se parecía a su tía Mari.
Jorge Cafrune

No hay comentarios:

Publicar un comentario