viernes, 30 de enero de 2015

DIVAGACIONES INTERROGATIVAS SOBRE UNA MAESTRA DE YOGA CON FINAL MARADONIANO

Simple divertimento literario sobre la sacudida que me produjo descubrir el Yoga.
Volveré sobre este motivo  para honrarlo como merece.
Publicado generosamente en "La Chimenea fanzine", y digo generosamente, porque dudo de su valor literario, no del vital.

 La maestra Leyla y el Menda lerenda, namasteando!
 
DIVAGACIONES INTERROGATIVAS SOBRE UNA MAESTRA DE YOGA CON FINAL MARADONIANO
 
¿Qué caminos místicos podía enseñarle esa mujer? ¿Sus tatuajes eran señales del porvenir o estaban simplemente escritos en Sanscrito por las laderas de sus caderas? ¿Qué pretendía que aprendiese del silencio por aquel entonces? ¿Era una sacerdotisa o una acróbata? ¿Qué extraño temblor cuando le tocaba y sentía su feminidad y rubor en el alma? ¿Y las canciones étnicas que escuchaba y adoraba considerándolas latidos de viejos dioses o violines? ¿Por qué le animaba a descalzarse y respirar? ¿Y aquellas lúbricas posiciones (que aceptaba encantado por el bien cosmológico) sanaban realmente las heridas? ¿De qué edad de oro provenían sus doctrinas? ¿Qué alquimia o desvarío, lo redimía de simple sátiro a Ser ennoblecido? ¿Qué vientos la tomaban hasta hacerla esplendor y derroche contenido? ¡De qué boutique de la metafísica viniste para dejar en el camino tantas preguntas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario