martes, 27 de enero de 2015

CAPRICHO DE NUBES

Versos publicados en "La Chimenea Fanzine" que tienen algo de decostrución del poema, de desfragmentación de yo en muchos yoes, de poemas que nacen entre otro poema, de experimentación divertida (también abusando de alguna obsesión recurrente).

Por aquel tiempo me dió por empezar y acabar el poema con puntos suspensivos como insinuando que el poema se incribe en una realidad más amplia. Así se me iba la cabeza por aquel entonces.

Otro poema fallido, pero que abre puertas muy interesantes.


"Caminante ante mar de niebla"de
Caspar David Friedrich


...capricho de nubes



(Voz en off:

no busca cines ni teatros

ni ropa elegante ni restaurantes exóticos.

Tampoco persigue mujeres lunares,

ni amores mercenarios, ni vaginas de Dulcinea.)



Con los dulces labios de primeros de mes

el bolsillo y el alma se consienten un capricho.

Hoy, domingo sin resaca,

el lujo sois vosotras, nubes,

¡mis yeguas solares!



Me dejo ir contemplándoos

en esta íntima inmensidad

porque suelo escoger

para nuestra entrevista

el lugar más silencioso...

quizá esa roca al final de la bahía

(que más que roca es un beso congelado!),

quizá encarnado en multitud por la avenida,

sintiéndome heroico por dejar de lado

la inercia de mirar el suelo,

el desquiciado y atroz vagar

de la mirada estéril de los paseantes.



¡Infinita fascinación la de las nubes.

Rompimiento etéreo

y vuelta empezar!



¡Porque al miraros

mi sangre es verde!



¿Será que os busco

porque sois garabatos de hombre?

¿chucherías de niño?



Que delicia mirar y mirar

las nubes...

no pensar en nada.

Asistir al espectáculo:

“CONSTRUCCION Y DESTRUCCIÓN DEL MUNDO

EN APENAS UNOS MINUTOS”

¡Ay, el universo se condensa en un cigarrillo!



Pero os haré una confidencia más.

Yo no las veo metarmorfosearse

en barcos, castillos ni pezones.

A mis nubes, hijas de barrio,

les basta con jugar en el patio del cielo,

hacerse y deshacerse,

fugar y regresar,

tal vez pillarlas in franganti

saltando a la comba de la luna.



(inciso casi al final del poema

de otro poema no escrito:

-porque no es lo mismo

escribirte en un papel

que pulirte con la lengua-)



¡Ah las nubes!

Sospecho que en sus eternos esbozos

y sus fusiones

está cifrada la clave de la vida.

Sospecho que al mirar las nubes

no quiero ser poeta

sino poema...

No hay comentarios:

Publicar un comentario