jueves, 15 de enero de 2015

BAGATELAS PARA CAMARERAS


Como os anuncié que iba a compartir algunos de los poemitas de "Provincias de un corazón esquizofrénico" aquí va uno de ellos.
(Inciso: Creo que soy un escritor de bagatelas, y encima, me gusta. Incluso si me acerco a la metafísica, ésta es una metafísica ligera como de revista. ¿Seré un vicepoeta?...)
Y por introducir el poema diré que las musas acuden a los bares y no a ese palacio de cristal que mi madre me hizo creer.

 
¡Viva el Oktoberfest y sus sacerdotisas!

BAGATELAS PARA CAMARERAS

(A los dipsómanos de la belleza)

Mitología urbana que perdura
por los bares de los bares.
Musas vagabundas desterradas del Olimpo.
Hechiceras que perfuman los licores.
Cortesanas obreras para los templos bohemios.
Sacerdotisas de la luna
para una religión de devotos etílicos.
Testigos de nuestros delirios y desvaríos.
Flores de la noche.
Luciérnagas del deseo tras la barra.
Cuerpos exóticos para los néctares nocturnos.
Duelos de amor
entre los más audaces o necios de los hombres.
Cabareteras inaccesibles.
Aristócratas en el insomnio y la fiesta.
Hadas fronterizas maquilladas
con elixires del azar.
Siete vidas en un vaso de bebida.
Velas en el barco de la noche.



En los altares de los bares,
dicen, coquetean con el diablo.


¡Que otros canten el amor solemne,
que yo lo haré para vosotras!

No hay comentarios:

Publicar un comentario